Breve biografía de Aristóteles

La filosofía occidental puso sus fundamentos en tres grandes figuras de la Grecia clásica: Sócrates, Platón y Aristóteles, tres intelectuales que mantuvieron una estrecha relación académica a lo largo de las décadas, siendo este último el encargado de culminar los esfuerzos de sus maestros y así ejercer una poderosa influencia que todavía está activa.

Breve biografía de Aristóteles

Aristóteles nació en 384 a. C. en Estagira, una pequeña ciudad macedonia cerca del monte Athos. Desde muy joven, su padre lo instruyó en los secretos de la medicina, alimentando años más tarde su pasión por la investigación experimental. Una disciplina en la que Aristóteles se mantiene a la vanguardia, ya que es considerado por muchos como el primer investigador científico de la historia.

Con tan solo 17 años, el ahora famoso erudito se mudó a Atenas para ingresar a la Academia de Platón, cuyo pensamiento rechazó por completo. Aristóteles Se vieron obligados a delinear términos de gran trascendencia en su filosofía como "sustancia", "forma" o "materia". En contraste con el mundo de las Ideas impuesto por su maestro. Décadas más tarde, tras la muerte de Platón y la adquisición de experiencia en áreas como la escritura o la docencia, diversas leyendas sitúan a Aristóteles como tutor de un muy joven Alejandro Magno, relación que aún no se ha corroborado con este día.

A partir de ese momento, el fundador del famoso Liceo de Atenas comenzó a desarrollar su propio pensamiento filosófico, mediante la revisión de trabajos ya publicados, dando como resultado la fundación de todas las ciencias, incluida la física, las matemáticas o la teología. . Una doctrina de gran profundidad que requirió miles de años para su completa interpretación. Tras una prolífica carrera, Aristóteles murió exiliado en la isla de Calcis, en el año 322 a. C. a la edad de 62 años.

La filosofía de Aristóteles

Frente al idealismo de su maestro , la filosofía de Aristóteles destaca por el realismo y un mundo compuesto por objetos indivisibles de forma (alma) y materia (cuerpo). La realidad de este compuesto se estudia a través de la metafísica, que determina, según el autor, las diez categorías que componen el ser: sustancia, cantidad, relación, tiempo, lugar, cantidad, situación, posesión, acción y pasión. Aristóteles cree que estas criaturas incluyen en su naturaleza el principio del reposo y el movimiento, siendo este último su principal motor de cambio.

Por otro lado, la ética aristotélica se basa en el eudemonismo, concepto que representa la justificación de todo lo que sirve para alcanzar la felicidad. Términos como hedonismo, estoicismo o utilitarismo podrían pertenecer a este pensamiento. El objetivo del ser humano es ser plenamente feliz, un destino que solo podemos registrar a través de la búsqueda del conocimiento y la razón. Si bien la política es para Aristóteles la ciencia práctica más importante de todas, porque no busca la felicidad individual, sino la felicidad colectiva.